jueves, 30 de diciembre de 2010

Feliz año 2011

A todos los hermanos y hermanas de la Hermandad de la Lanzada os deseo un feliz año 2011, que sepáis que podemos compartir todo lo bueno que os traiga el año y si algún revés se cuela, que espero que sea el menor posible, también estaremos ahí para ayudarte en lo que haga falta.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Tras un largo parón, momentos para la reflexión



Hacer hermandad.
Dos palabras para una misma realidad: hermandad y cofradía. Etimológicamente significan lo mismo: hermandad viene de germanus (hermano carnal) y cofradía viene de cum fratre (con el hermano). Pero una distinción se puede establecer, la hermandad como la asociación de fieles, que ha sido erigida para ejercer alguna obra de piedad o de caridad y que están constituidas a modo de cuerpo orgánico. Las hermandades que han sido erigidas además para el incremento del culto público, reciben el nombre particular de cofradías. Pienso que nuestras cofradías granadinas comprenden el doble significado ya manifestado de hermandad y cofradía y nunca reducido a simbolizar, exclusivamente, actos de culto.
Dentro de nuestras cofradías existen hermanos y hermanas que desarrollan distintas funciones, los hermanos/as de luz o de cera, los costaleros y costaleras, las camareras, los hermanos activo y los no activos, los que constituyen la junta de gobierno, los que ya no lo son y los fueron, los miembros fundadores y los que se incorporaron con posterioridad, todos y todas somos cofradía, nadie sobra, nadie estorba, todos somos necesarios, a nadie se le puede exigir nada, pues todos estamos en la cofradía en un acto libérrimo y volitivo, estamos porque queremos voluntariamente estar. Y por tanto no caven los reproches ni los descréditos entre hermanos y hermanas éstos no tienen cabida. Como dijo recientemente Miguel Luis López-Guadalupe, en una charla de formación en nuestra cofradía, que el mejor bien que tiene una cofradía son los hermanos y hermanas, por ello hay que darle gracias a Dios por haberlos traido a la cofradía, a ninguno hay que ponerle pega alguna, no debemos preguntarle por qué está y por qué ha venido a la hermandad, Dios lo ha traído y debe ser bienvenido. Caridad, hermandad y culto a los sagrados titulares es lo único que se le debe pedir a un cofrade que voluntariamente decide formar parte de una hermandad.
Si esto es lo importante lo demás debe ser secundario, claro que habría que matizar una serie de cuestiones que erosionan y no favorecen el hacer hermandad y que a continuación enumero como un desiderátum para su superación apoyándome en los treinta años que tengo de vida cofrade. Es labor de todos y todas impedir que cobren naturaleza e identidad en nuestra cofradía aquellas actitudes que no ayudan a hacer hermandad. Partiendo de un principio básico, mirar siempre hacia adelante y no hacia atrás tal y como lo manifestó nuestro Hermano Mayor en el último Cabildo de Hermanos.
La hipocresía no puede ni debe existir en una cofradía, cuando te encuentras con un hermano/a solo puede existir alegría, no lo puedes considerar un obstáculo que debes sortear para evitar darle un abrazo o un saludo, tampoco cabe el saludo gélido y frío. En una hermandad todos los hermanos se aceptan y reconocen como tales, no cabe la exclusión. El cariño y el amor fraterno es seña de identidad en las cofradías, Jesús da su mandamiento nuevo a los apóstoles y discípulos: Ámense unos a otros como yo los he amado (Jn 15, 12), no cabe la frialdad ni el distanciamiento en el trato entre hermanos y hermanas.
La cofradía es de todos los hermanos y hermanas, de los que son y de los que lo serán mañana, y al mismo tiempo no es propiedad de nadie. No debe existir el posesivo en la propiedad de la cofradía, es de todos y todas pero nunca puede ser mía, la actitud posesiva solo nos lleva a recelar y sentir como enemigo a toda la persona que se arrima o asoma a la cofradía, pues ésta se erige en un posible rival que puede quitarme lo que siento mío.
La militancia en la hermandad no puede tener límites y no debe supeditarse al cargo transitorio que se detenta en la misma, solo cabe el afán de servicio sin egos y protagonismos. No cabe el resentimiento, ahora la responsabilidad es de otros, que sean éstos los que hagan lo que sea menester, mientras yo observo desde los cuarteles de invierno lo que los demás hacen, ésta no es una actitud cristiana y cofrade. El hermano debe tener una disposición permanente a dar sin esperar nada a cambio a pesar de que por motivos y circunstancias personales a veces pueda dar más y en otras ocasiones pueda dar menos. No debería depender el compromiso cofrade del grado de afinidad con las personas que circunstancialmente rigen su destino. Hay que estar siempre en el mismo sitio y saber estar en el sitio que en cada momento se esté. Hay que evitar escenarios ridículos y pueriles, hoy me situó en los cultos en primera fila y mañana al final del templo, nuestros sagrados titulares no se merecen tales actitudes ni tampoco la hermandad.
Nada legitima más a una hermandad que la unidad entre sus hermanos/as sin que ello signifique que en su seno deba existir siempre la unanimidad en las ideas y en la toma de decisiones, al contrario, las divergencias sanas enriquecen y fortalecen la convivencia en las cofradías. Igualmente se deslegitima cuando se busca el frentismo y el atrincheramiento de aquellos que sólo ponen dificultades y obstáculos y enfatizan no en las bondades de los demás sino en sus defectos y desaciertos, sembrando la duda permanente sobre lo que se hace o se proyecta hacer.
El altruismo debe prevalecer sobre el egoísmo. Los expertos y egos terminan por ser mala simiente de la que solo crece la desafección y la inquina, y además de no aportar nada bueno, terminan por abandonar la cofradía cuando el mal fruto ya ha sido recolectado.
En definitiva hacer hermandad. Pensar que cada persona que se acerca a la hermandad y quiere hacerse hermano es el mejor bien que tenemos que cuidar. Tratar a la gente bien hace que se comporte mejor y dé lo mejor de sí para los demás. Ver siempre lo bueno de los demás enfatizando en sus virtudes, que no cabe duda, que todos las tenemos.

sábado, 17 de abril de 2010

Semana de Pasión 2010

El balance ya está al alcance. Nuestra Semana Santa se estrenada como de interés turístico internacional, ello a los naturales de esta tierra nos debe hacer reflexionar y dejar de a Sevilla peregrinar. Deja ver cortejos nazarenos, cada vez más ajustados en seriedad y ortodoxia procesional. Con calidad en los acompañamientos musicales, la Virgen de la Merced ya se merecía sones que acompañaran su caminar y mecía. Aumento de hermanos de cera y mareas negras en los cuerpos de hermanas camareras. Aunque esto como todo en la vida es mejorable. Se completan y avanzan los proyectos de grandes pasos, al tiempo que se ultima el comienzo de otros, no es mal síntoma en los tiempos que corren, denotan movimiento y vitalidad en las hermandades. Algunas reflexiones debían hacerse sobre el mundo del costal, se mejora en la técnica pero no así en las cuadrillas propias de cada corporación nazarena, surgen los galácticos del martillo y con ello cuadrillas de costaleros con denominación de origen, que tienen presencia todos los días de la Semana Pasionista, en vez de que cada cofradía tenga hermanos costaleros propios. A las cuadrillas se les debe conocer por sus sagrados titulares y no por los egos de capataces personales. El público cada vez valora más en nuestra Semana Santa el contenido y el continente en el que se desarrolla. Sobre el contenido se está en buena línea, aunque podemos mejorar, sobre el continente tenemos un marco y un paisaje inconmensurable e insuperable.
Convocatorias de público masivas en las salidas y recogidas de las corporaciones nazarenas en toda la ciudad dejan ver a las claras el interés turístico internacional. Buen despliegue informativo del evento por parte de los distintos medios locales, aunque con el abuso y uso partidista y partidario de la televisión municipal. Abundancia de convocatorias y eventos cofrades en la cuaresma que han servido como antesala para propulsar el interés por nuestra Semana Mayor.


Vía Crucis Albaicinero 2010

domingo, 4 de abril de 2010

Con emoción en el bulevar de la Constitución

Con su porte magno y fuerte, en una sublime chicotá, aparece en el escenario el Cristo de la Buena Muerte. Viene a los sones de la marcha Cristus Vincit que convoca en los presentes muchas emociones. Detrás viene la madre con desparpajo, que en este caso tiene como advocación la Virgen del Amor y el Trabajo. Como invitados excepcionales a ambos lados del cortejo hay unos personajes que para Granada son muy principales, García Lorca, Falla y María la Canastera desde su palco principal disfruta de este cortejo procesional.
Había aires zaidineros en el cortejo procesional, no en balde estaban presentes costaleras de la Caridad. Una de las voces del paso de la Virgen del Amor y el Trabajo era Neli, costalera donde las haya y mejor persona. Con su buen hacer, consolaba a la Virgen en su padecer.
Viernes Santo en el Bulevar de la Constitución.

viernes, 2 de abril de 2010

Y llegó la Aurora


Con la Aurora la Semana Santa Granadina toca techo de manera divina. Uno comprende el por qué de su reconocimiento como fiesta de interés internacional, pues los sentidos en éxtasis llegan al gozo celestial. Nunca se puede experimentar mayor conjunción entre lo divino y lo humano, entre el divino Personaje y el paisaje, entre lo popular y lo celestial, entre la devoción y la popular admiración, entre la creencia y la estética elocuencia. Es el más puro sentimiento semanasantero en el barrio de Granada conocido en el mundo entero. La Aurora guapa, guapa y guapa aflora de forma espontanea de las almas de la gente albaicinera, porque sus sentimientos ya no tienen espera. Quién no lo sienta, ni no entienda así es porque no nació en el Albayzín. Desde este entorno singular se reparte sentimiento y arte singular, sin que se pueda, ni deba separar lo religioso y lo popular. Ahí queda esto y quedamos a la espera que en la Semana Santa venidera, la Aurora quedé coronada porque así lo quiso toda Granada.

Nuestro Señor del Perdón y Virgen de la Aurora

jueves, 1 de abril de 2010

Con el Nazareno y la Merced el Miércoles tocamos la gloria

El Nazareno visitó desde el silencio las calles de Granada, una puesta de la Pasión de Cristo en escena que mereció la pena. Trascendió lo terrenal y nos hice sentir con lo celestial. Sobriedad respeto y un procesional silente, muestra a toda Granada que es el Nazareno quién el miércoles Santo está presente. La Virgen de la Merced camina tras su hijo divina, y sin ninguna pega pues es portada por la cuadrilla costalera de la Virgen de la Merced que no la de Alberto Ortega. Quede evidente que procesionan por Granada nuestros sagrados titulares, que no los egos personales. La Virgen de la Merced lo hizo con salero, no en vano el rezo costalero la llevó por las calles de Granada con esmero. El Miércoles Santo en Granada tiene un cortejo nazareno que con el Manuel y la Merced nos lleva a la gloria, dejando un regalo que debe ser almacenado para siempre en nuestra memoria.

Sentimiento, Nazarano y Merced en el dos mil diez

miércoles, 31 de marzo de 2010

La Lanzada deja a Granada embelesada

El Zaidín vino a Granada y lo hizo como le corresponde a lo grande y con solemnidad, pues se presentó el Moreno y la Virgen de la Caridad. Con que arte y majestuosidad procesionó esta hermandad, un sentimiento ambivalente se apoderó de mí de repente. De un lado, de orgullo, al ver con embeleso una cofradía que para mí ahora es más que eso, y de otro lado, ver al Moreno desde la distancia porque así lo quiso quien se manejó con jactancia. Uno de negro zaino iba al lado de su sagrado Longinos, asestó su lanzada cuando ejecutó su oportuna celada.
Cuando ellos lo quisieron se fueron para el barrio porque en Graná ya no pintaban ná.

Martes Santo en Granada, Zaidín

martes, 30 de marzo de 2010

La Lanzada viene a Granada


Hoy Martes Santo, es tiempo de Zaidín, la Lanzada se encuentra en Santo Sanedrín. Como hermano de la cofradía espero en la plaza del Carmen que la Valiente porte a nuestro Señor con valentía. Otra cosa no cave esperar de una cuadrilla a la que le espera un largo caminar. El credo en el que se apoya la Valiente no es otro que su rezo diligente al Señor de la Lanzada en su discurrir hacia Granada. Una muchedumbre lo espera en la catedral metropolitana, donde como es costumbre, alguien bajo la parihuela remedará a Javier Sierra Antequera Vámonos pál barrio que aquí ya no pintamos ná Buena Estación de Penitencia tengan Señores de la Valiente, que yo ya ando en la espera impaciente.

Lunes Santo 2010

lunes, 29 de marzo de 2010

Lunes Santo en Granada: El Señor del Rescate


En ese tono nostálgico que permite la evocación de tiempos pasados, he querido fijar mis ojos ya cansados, hoy ya Lunes Santo, en Nuestro Señor del Rescate y lo he hecho por dos motivos, que me resultan personalmente muy emotivos. Los dos tienen que ver con mi semanasantera militancia desde la más tierna infancia, aunque entre ellos en su cronología existe una brecha de equidistancia. El primero fue el trabajo costalero que durante doce años realicé bajo el Señor del Rescate, trabajo perpendicular pues fue a hombros, ya que entonces en Granada no se trabajaba a Costal, bajo las ordenes de Chico Ibáñez, pupilo del "Barrales", y bajo el Señor del Rescate con su túnica de castillos y leones. Qué grandes emociones surgen al recordar a cada uno de los compañeros y hermanos que bajo el paso empujaban siempre adelante con sus enormes corazones. Y yo, además, sentía que por fuera mi compañera del alma y mi hijo Enrique, con sólo unos meses de edad, me hacían compañía. Los que hoy experimentan sensaciones parecidas, deben saber que otros las experimentaron antes, así se construye la historia viva de nuestra Semana Santa, en la que cada uno de nosotros ponemos un humilde renglón de este magnífico relato.
Y el segundo motivo tiene como denominador común con el anterior la túnica de Castillos y Leones, pues fueron las manos finas de mi madre las que puntada a puntada bordaron, hace sesenta años, una obra tan divina. Para dejar constancia de ello el siguiente vídeo es fedatario de un momento tan bello. Y que además expresa el amor más desinteresado de los sentimientos humanos, el que se tiene por una madre.

Cándida Prados Peregrina Bordadora del La túnica del Señor del Rescate.

domingo, 28 de marzo de 2010

Devoción para los momentos de Pasión

Ya está el Devostisimo Señor de la Lanzada sobre su Calvario, en espera de su oportuno sudario. Con el retranqueo han quedado a su paso todo el conjunto bien fijado, Longinos, NUESTRO Cristo y demás elementos exornales para gozo y disfrute de sus costaleros juncales. Ha quedado, en su entorno, el negro mejor elegido según corresponde y se ha desprendido del otro negro que sólo fue adherencia para momentos de inclemencia. El negro no es sólo un color, sino que también para algunos es símbolo de valor, ahora lo tiene el que más luchó por él y ahora es su mejor acreedor.
Desde este rincón narrador y semanasantero no quiero rezar al Jesús del madero sino al que anduvo en la Cruz. Ahora son todos los que están, más no están todos lo que son. Yo he vuelto en Domingo de Ramos, en la Corrala de Santiago, a disfrutar de su concierto. Sublime interpretación que me dio inspiración, por ello con un oportuno giro no quiero que la Valiente quedé en el olvido, queda el mencionado rincón dedicado para glosar el ayer, hoy y el mañana de nuestra Semana Santa, para disfrute de todo aquel que le apetezca este plan en su nuevo afán. Desde el mismo os deseo una magna Estación de Penitencia en la que portaréis al Cristo de la Lanzada para que lo disfrute toda Granada, yo lo haré cuando delante tenga su presencia, desde el amor y la obediencia.
Comenzamos rememorando el ayer:
Vía Crucis Abaicinero
El barrio castizo y misterioso del Albayzín nos ofrecía hace muchos años, una procesión muy típica y sugestiva. Corría el año 1917 cuando un puñado de buenos albaicineros se reunían para fundar la Cofradía del Vía Crucis. Hermandad que figuraba entre las más antiguas de Granada, rivalizando en antigüedad con la del Santo Sepulcro. Durante los primeros años, debido a la pobreza de su fundación la imagen del Cristo que figuró en el desfile era cedida. Tuvieron que pasar años para que la cofradía pudiera costear y encargar al escultor Espinosa Cuadros la imagen de su sagrado titular.
La salida procesional se realizaba regularmente el día del Viernes Santo, a la hora del alba, desde la iglesia del Salvador. A la misma hora desde la cercana Iglesia de San Bartolomé, iniciaba también su peregrinación procesional la Virgen de los Dolores. Ambas imágenes eran transportadas en andas hasta plaza Larga, siendo aclamado su encuentro. Al principio, los hermanos que acompañaban a los pasos no iban vestidos con vestimentas penitenciales. En su momento las túnicas nazarenas fueron de color morado con bordadura a los pies, rememorando la túnica del Señor. El Cristo de la Amargura marchaba desde plaza Larga, seguido de la Virgen de los Dolores, por la calle del agua, las Cuatro Esquinas, San Gregorio, plaza de la Cruz de la Piedra y carril de San Miguel hasta llegar a la ermita del Arcángel.
Las imágenes quedaban allí y pasada la Semana Santa, los cofrades realizaban el traslado del Cristo a la iglesia del Salvador y la Virgen a la de San Bartolomé. Las dos imágenes desaparecieron en los incendios de los años treinta. De 1936 a 1944 no hubo procesión, reanudándose la tradición cuando se encargaron las nuevas imágenes.
De una manera algo impresionista, me gustaría dar unas pinceladas de color a este gran evento que tristemente, como otras cosas de la Granada de ayer, han caído en la senda del olvido.
Imaginad esa suave madrugada abrileña, de la primavera granadina, dulce, melancólica; que se despierta al son de una discreta sinfonía luminosa, que va posando sus tenues luces en la pureza de la sierra lejana, y en los vagos contornos de las rojas colinas. Una blanda neblina envuelve sus pintorescas callejas de barrio moruno. Gracioso laberinto propicio a las románticas fantasías y evocación de tiernas palabras. Rosados destellos alegran las viejas hornacinas conservadas por la devoción. Delicados aromas brotan de las blancas tapias de su encantados cármenes y pintureros huertecillos. Canta saltarina el agua en sus limpias acequias, para brillar mansamente en sus aljibes de elegantes trazas.
Se ve una compacta muchedumbre que se apretujan en las intrincadas callejuelas. Los mozos lucen su peculiar traje de los días de fiesta. Sombrero de ala ancha, blusa corta y provocativa faja colorada con abotinado pantalón. Ríen las mozas con el optimismo de la juventud, juncales albaicineras, de ojos de brasa, profundos, enigmáticos, de soberano talle y arrogante cabeza tocada de rojo clavel.
Vemos avanzar silenciosamente y con devoción la doble fila de penitentes morados. En medio de la procesión y vestidas de nazarenas, preciosas chiquillas, llevan en bandejas los atributos de la pasión. Luciendo sus bellísimos rostros desfilan las tres Marías y la Verónica.
Sube la cuesta con imponente naturalidad la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Amargura, agobiado por la pesada cruz de pecados humanos. Tras él camina su apenada madre la Virgen de los Dolores, ofreciendo ella misma la víctima del más sublime drama que recuerda la humanidad.
En rincones de inigualables belleza se han colocado altares, reflejo exacto de las catorce estaciones que narra el Evangelio. Altares establecidos bajo el patrocinio de la cofradía titular, donde los vecinos se vuelcan con entusiasmo religioso y artístico. Siempre favorecido por las características de la naturaleza pinturera del Albayzin. Primero, se colocaron imágenes y más adelante vistosos cuadros de Pasión. En algunos puntos de la ruta, como el del Arco de San Antonio, se colocó una imagen colosal de Cristo, y al pie los soldados romanos que apuntaban con sus lanzas el costado de nuestro Redentor. El contraste de las luces que se reflejaba en cascos y armadura, junto a la silueta de la imagen, impresionaba profundamente. También es de recordar el altar que se erigió en la placeta de la Cruz de Piedra, con una imagen del Redentor encima de una pita. Estos dos alteres, llamaron poderosamente la atención, por su sencillez, y por la solemnidad lograda con plenitud.
Con el incendio acaecido posteriormente en la Iglesia del Salvador, desaparecieron los estandartes que se lucían en la tradicional procesión, que se debían a las firmas de los mejores pintores granadinos. Como igualmente de óleos, también de artistas locales, que servían como motivos pasionistas para los altares del trayecto, que junto con las maravillas que guardaba el templo, fueron pasto de las llamas, para tristeza de quienes con su entusiasmo y sacrificio habían dado vida al Vía Crucis en sus primeros tiempos.
Llega la comitiva a estos enclaves pasionistas, donde se reza las estación correspondiente, acto sencillo, humilde, pero con emoción intensa y gran devoción. La muchedumbre contestando al rezo con devoción en esta madrugada oriental, en este ambiente único, son la viva evocación de la tragedia del Gólgota en toda su imponente grandeza.
Al fin alcanza el cortejo la empinada cuesta del cerro del Aceituno, para llegar a la ermita donde se venera a San Miguel Arcángel. Aquí es donde el cuadro adquiere su más sublime expresión. Ha triunfado el sol completamente, bajo su yugo vemos la ciudad recostada e indolente al pie de la colina, brillan las casas con fresca blancura, surgen notas policromadas de lujuriante vegetación y se extiende en la lejanía la serena majestuosidad de la Vega, ondulante y sedosa como un manto oriental. Tras un mar de brumas se asoma en el horizonte la opulenta Sierra Nevada. Como orgullosa matrona que luce sus altas y blancas tocas.
Hay en todo una maravillosa armonía, el cielo, la tierra, la luz, la brisa, las gentes, todo.Todo forma un indefinible conjunto que sólo aquí se puede admirar. En esta mañana luminosa de primavera un pueblo sencillo, artesano y artista realiza la más típica y sugestiva de las procesiones de la Semana Santa.
Esto y no otra cosa fue el famoso y añorado Vía Crucis del Albayzín granadino.

Dedicado a los albaicineros, que fueron, son y serán las piedras de este imponente barrio.

viernes, 5 de marzo de 2010

El muerto al hoyo y el vivo al bollo


El sentimiento y el cariño por las advocaciones cristíferas y marianas en la década de los ochenta del pasado siglo supuso el relanzamiento de las hermandades pasionistas en nuestra Semana Santa. Surgieron así las primeras cuadrillas de costaleros, que lejos de aspirar a una compensación crematística por portar sobre sus hombros al Hijo de Dios y a su Madre, anhelaban servir cual cirineo a sus sagrados titulares. Se conforman así grandes cuadrillas de costaleros vinculadas institucional y orgánicamente a las hermandades nazarenas. Algunas de ellas han celebrado ya sus bodas de plata y otras están en ello. Curiosamente el resurgimiento y relanzamiento de nuestra Semana Santa se hace coincidir con el movimiento de hermanos costaleros, no en balde, incluso algunas corporaciones nazarenas tienen su germen y origen en el movimiento costalero. En época más reciente, y en pleno furor y ansia emuladora, quizás como pago de nuestra inmadurez, hicimos nuestro el costal y la cerviz como técnica costalera. No importa asumir lo foráneo cuando se está en proceso de construcción de una cultura costalera inexistente hasta ese momento en nuestra Semana Santa. En poco tiempo se experimenta, desde la seriedad y sosiego, un impulso cuantitativo (aumento de hermanos costaleros) y cualitativo (desempeño en la técnica y estatus en la hermandad) que nos hace augurar un definitivo asentamiento en nuestra Semana Santa y la construcción de un acervo propio en la misma del movimiento costalero.
Aunque no exento de algunas sombras preocupantes vinculadas a personalismos y protagonismos impropios de la religiosidad inherente a toda corporación nazarena. Es Cristo y sus advocaciones las que deben aglutinar las voluntades y las devociones. Así es y así debe de ser. No se puede entender la cuadrilla de costaleros del Gran Poder, sin el Gran Poder, del Cachorro, sin el Cachorro, de la Macarena sin la Macarena o de la Esperanza sin la Esperanza. En nuestra Semana Santa empezamos a conocer las cuadrillas de costaleros por sus martillos y llamaores y no por los sagrados titulares, mal asunto éste. Es más empiezan a surgir galácticos del martillo que aglutinan a más costaleros de lo que lo hacen los sagrados titulares y las hermandades. Ojo a visor, las galaxias se eclipsan, en lo cofrade siempre funcionan mejor los semilleros y canteras, pues se aclimatan mucho mejor a los entornos particulares, al pueblo, al barrio y sus gentes.
Podemos, desde decisiones improvisadas y caprichosas, que buscan el pan para hoy y que traerán el hambre de mañana, acabar con uno de los movimientos humanos que más han revitalizado las hermandades. Lo malo de los que no ven, de los miopes, es que toman decisiones desde esa miopía, sin calibrar las consecuencias para más allá de mañana.
Por ello cobran más valor las personas fieles e incondicionales a las hermandades que siempre suman voluntades y que desde su abnegada pasión por sus devociones divinas han ayudado a muchos cofrades a mirar para el Zaidín, a reparar que hay Semana Santa más allá del Genil. Estas personas no debían ser canjeadas por un puñado de costaleros, no es buena política mercadear con los costaleros. En su infinita bondad hacia su hermandad, incluso comulgan con ruedas de molino, asumiendo acuerdos tácitos de cara a la galería, en realidad abusivos, fácticos y unilaterales, por tal de que su Moreno camine hacia adelante y por derecho.
Gracias Javier Sierra Antequera por tu generosidad e infinita paciencia.

domingo, 28 de febrero de 2010

Cantares


















Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre el mar.

Nunca perseguí la gloria,
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles,
como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse...

Nunca perseguí la gloria.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino
sino estelas en la mar...

Hace algún tiempo en ese lugar
donde hoy los bosques se visten
de espinos
se oyó la voz de un poeta gritar
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso...

Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país
vecino.
Al alejarse le vieron llorar.
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso...

Cuando el jilguero no puede
cantar.
Cuando el poeta es un peregrino,
cuando de nada nos sirve rezar.
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso.

Siempre prefiero confiar en las personas aunque éstas te puedan hacer daño. Esto es mucho mejor que recelar del mundo. Prefiero abrirme a los demás aunque éstos puedan engañarme. Cuando esto ocurre no puedo soportar la mentira y la hipocresía. Me revelo contra ella. Aunque lo vivido y la huella dejada ya nadie la puede borrar. El precio a pagar son las personas que te vuelven la cara al encontrarlas frente a frente. Curiosamente son las que desde dentro y de fuera te dieron la puñalada trapera, allá ellas. Y don Antonio, efectivamente, Dios sólo hay uno, los que no lo entiendan así practican la idolatría. Caminante se hace camino al andar y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.

viernes, 19 de febrero de 2010

Y se acabó


Que no nos tomen por tontos
La Semana Santa tiene notables ejemplos de protagonismos y personalismos, de individuos de perfil bajo que se apropian de las hermandades, que las entienden suyas, que todo lo hacen por los demás pero sin contar con los demás, que consideran las hermandades como cotos privados y cortijos que manejan a su antojo, a los que además hay que estarles agradecidos pues son hábiles en manejar el victimismo, si no fuera por ellos dónde estaría la hermandad. He puesto todo en la hermandad, mi vida incluso mi patrimonio.
Son personas que le hacen mucho daño a dichas hermandades pues las manejan a su antojo propiciando el frentismo entre los hermanos, o están conmigo o lo están contra mí. Encuentran voceros, de perfil aun más bajo, que dan pábulo a sus proclamas, personas, eso sí, que nunca puedan cuestionarlos y que han de ser fieles seguidistas.
Valga este comentario para contextualizar lo que se plantea a continuación. Que no nos tomen por tontos aquellos que practican el caudillaje en las hermandades, que no justifiquen decisiones caprichosas y absurdas pensando que aquellos a los que dirigen son rebaño indocumentado y nada versado. El destituir, eufemismo de despedir y echar, no se puede justificar aduciendo que el cuerpo de capataces no aporta nada a la cuadrilla de costaleros y a la hermandad. Qué osadía rayana en la felonía, quién en esta vida pueda alardear de tanta prepotencia como para decir que existan personas que no aportan nada. Por otro lado, los que no aportan nada han comprado costales en Sevilla para quien lo ha necesitado, han asistido regularmente a todos los eventos propios de su responsabilidad con la cuadrilla de costaleros, también lo han hecho en el 95% de los actos convocados por la hermandad, han vendido lotería, han diseñado y mantenido este espacio virtual para glosar y loar los logros de la Valiente y un largo etcétera que no viene al caso enumerar ¿el resto de hermanos de la hermandad pueden decir lo mismo? Eso sí, no hemos hecho reclutamiento de costaleros para traerlos a la cuadrilla de costaleros, como parece ser que quiere el responsable de la hermandad, y como hace “Gatillo fácil” ofreciendo treinta por un cargo relevante en el equipo de capaces (treinta, número bíblico), y no lo hemos hecho, entre otras cosas, porque las personas y especialmente los costaleros no son moneda de cambio ni cabezas de ganado que se utilicen para comprar voluntades y practicar con ellas el meritaje. Cada uno está y debe estar donde lo considere conveniente. Humildemente creemos que los que toman decisiones han cometido un error, no al echarnos del cuerpo de capaces, si en la forma en que lo han hecho y en la manera de explicarlo y justificarlo. Fuimos los últimos en enterarnos de todo lo que se ha movido en torno a los auxiliares del equipo de capataces, jamás pensamos que se nos pudiera tratar como un objeto que se pone y se quita. Si representábamos un obstáculo para el buen funcionamiento del cuerpo de costaleros creo que hemos acreditado suficiente humanidad y educación como para que se nos digiera a la cara, que sobrábamos del paso. Aunque no sea lógico que un cuerpo de capataces se desmonte de esta manera. Lo normal en un equipo de fútbol ante su mala marcha deportiva, es que se destituya al entrenador y junto con éste se vaya su equipo (el fisioterapeuta, el masajista, el entrenador de porteros, el utillero, et...) No es normal que se destituya al utillero, señalando a éste como responsable de la mala marcha del equipo.
En este sentido cabe manifestar la delicada situación a la que ha sido conducido el capataz del paso, estar con los compañeros a los que el mismo llamó para que formaran parte de su equipo, o estar haciendo seguidismo del poder oficial que lo ha cuestionado de forma tan contundente. Difícil dilema, o fácil, quién sabe.
Queridos hermanos costaleros, valga este símil para expresar lo mal que nos ha sentado que se juegue así con nosotros, humildemente creemos que no lo merecemos. En fin hermanos costaleros, los que tenemos una edad, pensamos que no merecemos este trato humillante, aunque solo sea por eso, por la edad. Sabemos que en la hermandad hay buena gente, que nos han llegado a apreciar, y entre ellos os reconocemos a muchos de los que vais a leer esto. Y por eso lo escribimos para que al menos tengáis otra visión alternativa de la que os ha llegado oficialmente. Y para el sector oficial, decir, que pueden estar tranquilos que ya no los molestaremos más. A todos los demás esperamos seguir manteniendo con vosotros el respeto mutuo y una sana complicidad.

lunes, 15 de febrero de 2010

Y ahí quedó, señores gracias por todo


Bien estuvo mientras duró, he podido compartir buenas experiencias y momentos intensos de Semana Santa de forma muy directa y como pienso que de bien nacido es ser agradecido, agradezco especialmente a Javier Sierra Antequera la oportunidad que me dio para colaborar en este ilusionante proyecto, y por ofrecerme su conocimiento y sentimiento cofrade de forma totalmente desinteresada. Igualmente a Alejandro segundo capataz, por su manejo técnico en el ámbito de la costalaría, asimismo a todos los compañeros del cuerpo de capataces por todas las complicidades compartidas necesarias para desarrollar la labor acometida. Especialmente agradezco a los costaleros que me acogisteis sin reservas por vuestra sinceridad. Y por último a aquellos miembros de la Junta de Gobierno y hermanos (no tengo claro a quién me refiero) que abrieron con sinceridad sus brazos de par en par para acoger mi presencia sin reservas en la cofradía. Seguro que habéis dejado una huella en mi vida semanasantera.
A los Judas Iscariotes y de puñalada trapera fácil, lo siento, en vuestro pecado llevasteis vuestra penitencia. Quizás es el único dolor que me llevo, sabiendo que estábamos fuera del equipo de capataces, pues la decisión ya estaba tomada, la gente que va de frente, lo dice a la cara y no muestra la distancia gélida con la que se dirigió a mí durante el segundo ensayo del pasado sábado, hay formas y formas, y con las experiencias personales que llevo a mis espaldas y la edad que tengo no merecía esta despedida.Ya el Viernes dos miembros de la Junta de Gobierno, "Gatillo Fácil" y "Verbo Florido", nos señalaron con el dedo acusador como culpables de todos los males de la cuadrilla de costaleros y de la Hermandad por el ignominioso pecado de no trasladar, a su juicio, con voz potente las ordenes del capataz ¡¡¡contundente argumento e insulto a la inteligencia!!! actuación que estaba decidida y pactada ¿a cambio de treinta denarios de plata o fue gratis? Por ello, el mismo sábado se me pudo decir de frente, no contamos contigo y gracias por los servicios prestados, y no tenerme allí de cuerpo presente estando ya condenado. Hay algo peor que la mentira, la falsa verdad, somos personas y tenemos sentimientos, no se nos puede tratar igual que a objetos que se ponen y se quitan a disposición del gracioso antojo, siempre existe la excusa: se hace por el bien de la hermandad, que es el bien supremo que hay que preservar, mientras a las personas que les den por ahí,... No me reconozco tan importante, como para que de mi presencia o ausencia del cuerpo de capataces, dependa la buena o mala marcha de la Hermandad, deben ser otros los intereses o pretensiones ocultas las que subyacen en mi destitución. Este tipo de miserias ya las había olvidado de mi otra etapa de militancia cofrade, ahora las vuelvo a revivir con el dolor propio de la edad. Espero que sea la última. Además no se trata sólo de expresar mi malestar sobre lo acaecido sobre mi persona, me duele aun más que se juegue con la ilusión de Enrique, mi hijo, los que tomáis decisiones tenéis hijos y con un poco de empatía podríais comprender a lo que me refiero.
Bueno, es este el momento reservado para la despedida, creo que hay que hacerlo en silencio, tal y como lo hice cuando llegué, por ello con agradecimiento y sin acritud muchas gracias señores costaleros de la valiente, me gustará patear las calles el próximo Martes Santo y encontrarme con el Moreno portado por la generosidad de la Valiente, me recrearé con vuestro buen hacer.
Disculpas, presento, para aquellos que pensaron que no supe o pude estar a la altura de la responsabilidad que se me exigía, posiblemente llevarán razón, pero en mi descargo, les digo que las aquiescencias unánimes en la vida son difíciles, y en el ámbito cofrade, aun más, es imposible. Hice lo que pude, y si no llegue a la altura, no fue por mi indolencia.
El presente Blog queda cerrado y a disposición de aquel que quiera trabajar en su continuidad.
Hasta el Martes Santo Valientes.

lunes, 8 de febrero de 2010

Desde el cariño y el respeto


Con dificultades la cuadrilla de costaleros del devotísimo Cristo de la Lanzada ha comenzado su peregrinación hasta el Martes Santo de 2010. Las compañeras de viaje, las dificultades, serán superables si es que somos capaces de arroparnos entre todos y crecernos ante las adversidades. Los que lleváis años en este mundo, no os extrañáis de nada, pues pertenecer a esta cuadrilla de costaleros adquiere la impronta de su propia naturaleza. La humildad de Hermandad favorece el hecho de que nada sea fácil, el recorrido y distancia al Templo Metropolitano tampoco hace cómodo el trabajo costalero, el escaso apoyo parroquial. Pero de todo sabe salir venturoso este cuerpo costalero, los nuevos costaleros saben a lo que vienen y se curtirán en la adversidad. Ahora bien, no conviene añadir más espinas al duro peregrinar. Todos hacemos lo que podemos y si no hacemos más se debe entender, desde la honradez que nos caracteriza, que es porque no se ha podido hacer más. No es adecuado dudar de la buena gente que aporta lo que puede. Y menos si se compara a la gente, cada uno es cada cual y carga con sus circunstancias y lo mismo que no hay que exaltarnos y enardecernos cuando estamos cumpliendo con nuestra obligación, no se nos debe censurar, por el mero hecho de que no hayamos podido cumplir con ella en una situación puntual y coyuntural. Y menos comparar a seres singulares que por naturaleza somos incomparables. Nadie se comporta mejor si se le trata peor, y quizás lo único que se consiga sea la desafección y pérdida del cariño que nos une a las personas y a los miembros de las corporaciones y hermandades nazarenas. Es cierto que uno se siente a gusto en esta hermandad, pero este estado debe cultivarse.
Soy uno de los que el pasado sábado no asistí a la presentación del Cartel de la Hermandad y a la Cena de Hermandad, pero quizás la cuestión sería preguntar por qué no asistí a pesar de que quería hacerlo, en vez de juzgarme y hacerme sentir mal. Lo expuesto se plasma tal y como lo siento y con todo el respeto al Hermano Mayor, a la Junta de Gobierno y a todos los hermanos que asistieron al mismo y que me echaron de menos. Porque nada más que por ese detalle me indica que me sentís como parte de la Hermandad. Pero evitar el camino del reproche, sólo nos conduce al desapego y a la indiferencia.
Primer ensayo de la Valiente

jueves, 21 de enero de 2010

Entre todos la mataron y ella sola se murió


Dícese de un aforismo popular que pretende ilustrar aquellas situaciones en las que personas que pudieran tener un objetivo común anteponen el ego por encima del propósito común. El Moreno del Zaidín se merece que aquellos que se quieren apropiar de su devoción sean capaces de desprenderse de ese sentido privativo devocional y ser más generosos a la hora de compartir el amor a su Cristo. Debían ser tan generosos que se olvidaran de personalismos y protagonismos para integrar a todo el que se acerque con fe al devotísimo Señor de Lanzada. Haciendo que se sienta miembro y parte de una cuadrilla desprendida y acogedora. Sólo Así, daremos continuidad a una cuadrilla Valiente con vocación de futuro. Nadie es más importante que nadie y todos sois imprescindibles, cómo se puede conjugar esta aparente contradictoria ecuación. Sumar más allá de restar debe ser la solución. Que aquellos devotos y experimentados costaleros de la Lanzada abran con sinceridad los faldones de la parihuela del Moreno a todo aquel que con fe se acerque a la misma y lo haga con humildad y sinceridad, asumiendo que ni la experiencia y el experto conocimiento en la técnica costalera son suficientes argumentos para arrogarse en propiedad la fe y devoción al Moreno Zaidero.
¡Ojo! las mejores empresas humanas deben tener amplias miras y corazones generosos, cuando son los protagonismos lo que imperan las conducen a la zozobra y el naufragio. Todos queremos tanto a Nuestro Señor que podemos dejarlo sobre los hombros de costaleros foráneos que hagan por nosotros lo que nuestro ego no nos permite hacer. Dejemos de mirarnos a nuestro propio ombligo y busquemos a aquellos que puedan hacer el milagro de ver al moreno del Zaidin sobre el costal de hermanos costaleros de la Hermandad de la Lanzada. Sin volver la vista atrás, los que no están, es porque así lo quisieron. No nos dejemos influir por sus alargadas sombras y en ocasiones sospechosas intenciones.
El próximo sábado 23 de enero, todos debemos acudir a las 16,30 horas a la explanada del Parking del campo de los Cármenes para poner nuestro granito de arena sin esperar que nadie lo reconozca, sólo nuestra intima convicción de que lo hacemos por el bien de nuestro Sagrado Titular y por su Hermandad.

miércoles, 6 de enero de 2010

Valientes, al tablón de anuncios debéis estar pendientes


Después de tanto polvorón y dulce navideño, tenemos que poner nuestro empeño en algo más halagüeño. Es hora de coger el costal y ponerse debajo de la trabajadera a trabajar. Así que los Reyes Magos de Oriente os traen trabajo porque lo creen conveniente y porque saben que sois costaleros de la Valiente.
Como quiera que somos todos un equipo que funciona de forma colegial, todos somos importantes y tenemos que acudir a todo los actos que aparecen en el siguiente cronograma que serán imprescindibles para poder acudir el Martes Santo a la cita con nuestro Moreno Zaidinero, Él se lo merece y todo nuestro cuerpo costalero. Sólo os pedimos que acudáis a todos los actos a los que se os convocan y que lo hagáis con generosidad y responsabilidad. De lo primero no dudamos pues seguro que con ello contamos, pero de lo segundo a veces nos despistamos y nos está mal que os lo recordemos.
Así que Valientes, estar todos pendientes de las citas siguientes:
16 DE ENERO JORNADA DE COSTALEROS Y PRIMERA LEVANTÁ A LAS 12 HORAS
17 DE ENERO IGUALÁ GENERAL DEL PASO DE MISTERIO, A LAS CINCO DE LA TARDE EN LA CASA DE HERMANDAD.
23 DE ENERO PRIMER ENSAYO (16:30 HORAS)
6 DE FEBRERO CARTEL DE LA HERMANDAD Y CENA DE HERMANDAD
13 DE FEBRERO SEGUNDO ENSAYO (16:30 HORAS)
20 DE FEBRERO TERCER ENSAYO (16:30 HORA)
28 DE FEBRERO PREGÓN DEL COSTALERO EN EL CENTRO CÍVICO DEL ZAIDIN
6 DE MARZO CUARTO ENSAYO (16:30 HORAS)
7 DE MARZO PREGÓN DEL ZAIDÍN
11, 12 , 13 DE MARZO, TRIDUO DE NUESTROS SAGRADOS TITULARES
14 DE MARZO FUNCIÓN PRINCIPAL DE INSTITUTO E IMPOSICIÓN DE MEDALLAS PARA LOS NUEVOS HERMANOS.
14 DE MARZO QUINTO ENSAYO. (DOMINGO 17 HORAS)
20 DE MARZO ENSAYO GENERAL A LAS 16 HORAS
25 DE MARZO TRASLADO DE LA PARIHUELA A LA BASÍLICA PORTÁTIL
Ya tenéis la agenda completa, así que no os busquéis nada que os comprometa. Esperamos que los Reyes Magos os traigan muchos regalos.