viernes, 2 de abril de 2010

Y llegó la Aurora


Con la Aurora la Semana Santa Granadina toca techo de manera divina. Uno comprende el por qué de su reconocimiento como fiesta de interés internacional, pues los sentidos en éxtasis llegan al gozo celestial. Nunca se puede experimentar mayor conjunción entre lo divino y lo humano, entre el divino Personaje y el paisaje, entre lo popular y lo celestial, entre la devoción y la popular admiración, entre la creencia y la estética elocuencia. Es el más puro sentimiento semanasantero en el barrio de Granada conocido en el mundo entero. La Aurora guapa, guapa y guapa aflora de forma espontanea de las almas de la gente albaicinera, porque sus sentimientos ya no tienen espera. Quién no lo sienta, ni no entienda así es porque no nació en el Albayzín. Desde este entorno singular se reparte sentimiento y arte singular, sin que se pueda, ni deba separar lo religioso y lo popular. Ahí queda esto y quedamos a la espera que en la Semana Santa venidera, la Aurora quedé coronada porque así lo quiso toda Granada.

Nuestro Señor del Perdón y Virgen de la Aurora

No hay comentarios:

Publicar un comentario