sábado, 25 de abril de 2009

Palabra de Capataz


Las cuadrillas valientes lo son porque hacen grandes gestas, y ustedes en el año de hoy lo han hecho posible, no sólo el milagro de llevar de una manera soberbia y brillante al Señor del Zaidín, sino de estar tres veces en las calles, y en ninguna de ella, se ha notado cansancio, en todas el cansancio y el esfuerzo estaban entre el costal de ustedes y el palo. Gracias por ello, gracias por haberlo dado todo por el Señor de la Lanzada.
El domingo cuando recogimos el paso, me vino a la cabeza todo lo que hemos pasado, en un año, en el que todo cambiaba. Todo lo que pasamos en el montaje, y todo lo que sufrimos para atravesar cualquier puerta. En la hermandad hay un gran equipo de trabajo que se deja la piel año tras año, y encima tienen fuerzas para ponerse el costal y pelear con ustedes, llevándolo. Gracias a ellos también.
Cuando arriamos el paso el domingo de resurrección, uno por uno de manera cercana a la par de protocolaria, os acercasteis hasta a mi darme un abrazo, y yo ni siquiera os podía responder, pero quería daros las gracias, a los que lleváis muchos años, a los recién llegados, a los que siempre están, a todos vosotros, a los que habéis sabido estar de una manera u otra al servicio de la hermandad, que es para lo que estamos. A los que llamaba en el paso y a los que no os llame, pero siempre os tenía en mi alma, Gracias.
Ahora es el momento de la reflexión en breve nos reuniremos, lo más probable es que hagamos una comida, Muy pronto tenemos también la cruz de nuestra hermandad, sigamos peleando en estas cosas.
Nosotros los responsables por fuera, vamos ya analizando nuestros errores y nuestras limitaciones, y estamos trabajando para que nuestra salida extraordinaria y la vida en torno al costal y la hermandad sean mejores. Si bien es cierto que lo digo mucho y no me escondo, mi estado natural es con el costal en la cabeza, también os digo que yo cuando cojo una responsabilidad, es para hacerlo con toda la fuerza del mundo y darle estabilidad a la misma, así que siempre tendré claro mi servicio para la hermandad, y estaré donde la hermandad me pida, en costal, martillo o nazareno, así que peleando con la valiente en definitiva es mi sitio, es mi estado natural. Os quiero enviar un fuerte abrazo, y pediros que penséis en una crítica de análisis del pasado solo para mejora del futuro.

JAVIER SIERRA ANTEQUERA

No hay comentarios:

Publicar un comentario