lunes, 6 de abril de 2009

Cae el martillo


Qué queda después del retranqueo: la Estación de Penitencia del Martes Santo. Señores, costaleros de la Valiente, ya estamos a las tres de la tarde en el entorno de la Basílica Portátil, con los nervios a flor de piel y el deseo transformado en fe y sentimiento de amor hacia nuestro Sagrado Titular. Disfrutad hasta ese momento de nuestra Semana Santa, llevar sobre vuestro costal las distintas advocaciones de Jesucristo y María Santísima, pero reservar las mejores chicotás para vuestro Moreno Zaidinero. Cuidaros que os espera un supremo destino, las trabajaderas del paso del Devotísimo Señor de la Lanzada.
Mientras recrearos la vista con nuestros sagrados titulares.
Y, cómo no, dejar testimonio gráfico de la emotiva entrega que las voces de la parihuela: Javi Beltrán, Rober y Pitu, hicieron a nuestro segundo Capataz, Alejandro, en reconocimiento por su buen hacer y la enorme dedicación prestada para que la cuadrilla pueda trabajar en la mejores condiciones y con la mayor autoestima de saberse buenos, muy buenos y valientes. ¡Ah! se le hizo entrega de un peine y una gomina fijadora, que recogió con contenida emoción. Tendrá que leer entre líneas nuestro segundo Capataz, o es evidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario