lunes, 23 de marzo de 2009

Quinto ensayo de la “Valiente”


Ya estamos en capilla: como en todos los momentos importantes de la vida, cuando éstos se acercan surgen los nervios, las dudas y la incertidumbre. Lejos de alarmismos y malos augurios que alguien pudiera alentar, debemos de estar convencidos de que estamos en la línea adecuada. Las dudas, los nervios, denotan compromiso y responsabilidad por querer y pretender hacerlo aun mejor. Aquellos que se instalan en la autocomplacencia y en la altanería, lo hacen porque se conforman con poco y porque están convencidos que dando poco ya es suficiente. En la “Valiente” sabemos que un error en la asignación de costaleros a un palo, que una levantá a destiempo, que una duda en el andar costalero, no es más que la evidencia de que queremos hacerlo mejor que bien, pretendemos hacerlo sublime, como se merece el Moreno del Zaidín.
Hoy, en el ensayo nos hemos dado cuenta de que la cuadrilla de costaleros está en tensión, con deseos y preparada para la mejor empresa jamás encomendada, llevar al Moreno en majestuoso tránsito desde nuestra sede canónica a la Santa Iglesia Catedral, en una estación penitencial plena en la ida y magistral en la recogia.
La confianza está fundada, hay mucho corazón, sentimiento y orgullo debajo de la parihuela. También existe complicidad dentro y fuera del paso, todos vamos a una y confiamos los unos en los otros. Costaleros, capataz, ayudante de capataz, contraguías y listero somos y formamos un equipo llamado a alcanzar grandes logros.
La crónica del ensayo, es muy sencilla, la cuadrilla está hecha, trabaja bien, de forma equilibrada y ajustada a un andar que era el propuesto al inicio de los ensayos. Hay momentos que requieren resituar el paso y su cadencia, pero se sabe y se tiene interiorizado el estilo pretendido y el andar costalero que es sello genuino de la Valiente. Un ensayo que no ha sido uno más aunque ha seguido sumando en la dirección adecuada. Como en el anterior se ha ido de menos a más, finalizando con cansancio, pero con satisfacción por el trabajo bien hecho.
El viernes tendremos el ensayo general, ánimo costaleros el Martes Santo es nuestro sagrado destino.
Olé, el trabajo bien hecho

No hay comentarios:

Publicar un comentario