viernes, 28 de agosto de 2009

A los llamados y elegidos


Queridos hermanos en nuestro Cristo de la Lanzada os quiero recordar que, al final los necios, los simples, los rutinarios, los que no se implican, los que siempre hacen lo mismo, los que se incomodan con el cambio, los que necesitan la seguridad, los envidiosos, los pusilánimes, los insolidarios, los egoístas, los intolerantes, los de moral laxa, los indignos, los indecentes, los incumplidores, los incoherentes, los interesados, los poco versados, los indocumentados, los que usan su libro para saber lo que tienen que hacer, los que siempre ponen pretextos, los que no se atreven, los que no se mueven, los pragmáticos, los superficiales, los que no aman al prójimo, los que se dan golpes de pecho cuando se les ve, los que no se preocupan de los demás, los que miran para otro lado, los que hacen la zancadilla, los que sólo piensan en el salario, los que ponen escusas, los que se engañan, los que apañan, los que pasan por la vida porque no les queda otro remedio, los que no admiten críticas, los que no pueden ver a nadie feliz, los que aparentan, los que no tienen sensibilidad, los que tienen miedo al cambio, los que se asustan con las personas que piensan, los que les gritan a los demás porque no tienen argumentos, los que tratan con desprecio a sus semejantes, los que practican el corporativismo, los que interpretan el colegueo como pensar lo mismo, los que no quieren el disenso, los que se ponen de parte del más fuerte o de la mayoría, los que defienden al compañero aunque sea un impresentable, los pobres de espíritu, los que no tienen inquietudes, los que piensan que ya lo saben todo, los que dejaron de aprender, los que ya no se impresionan, los que no se sorprenden, los voceros de otros, los que utilizan el plural al expresar su opinión, los que no piensan, los que desprecian, los soberbios, los prepotentes, los incoherentes, los ausentes, los criticones, los que nunca ofrecen alguna alternativa, los que piensan que son sabios, los que esconden su inseguridad con malafollá, son los que toman la palabra para que se les escuche, los que vociferan y los que se creen poseedores de la verdad, los que necesitan que todo el mundo piensen igual, los totalitarios y los sectarios, son los que no tienen ni tendrán su costal bajo una tabajadera del Moreno. La democracia, dicen por ahí, que los que no piensan así también podemos existir incluso disentir aunque al anteriormente colectivo aludido podamos herir. Ánimo, que los VALIENTES, los que formáis la cuadrilla de costaleros del Moreno del Zaidín estáis ahí porque no sois de esa condición, vais de frente, por derecho y con todo el derecho, los que no son como vosotros no interesan, están donde les corresponde, fuera de las trabajaderas que se reservan para los espíritu superiores, los que vosotros tenéis. Y por ello ahora vais a seguir escribiendo las páginas más emotivas de la Hermandad. Ya paseasteis al Moreno a la Santa Iglesia Catedral en un Magno Viacrucis, el Martes Santo en una magistral Estación de Penitencia, el Sábado Santo en el acontecimiento histórico de la Passio Granatensis y ahora os espera la gloria, Pasear el Moreno por su Barrio en la Celebración del XXV Aniversario de la Lanzada. Comprendéis porque vosotros y no otros, tenías que disfrutar de tan sublimes acontecimientos. Porque el paso del Moreno solo da cobijo a buena gente como vosotros, y a los otros a los mencionados con anterioridad, solo les cabe contemplar y si quieren en su mezquina envidia ejercer de inquisidores y criticones, que lo hagan, pero que le vamos a hacer si sólo vosotros habéis sido llamados a escribir las más ilustres páginas costaleras de la Hermandad de la Lanzada. Eso sí, participar en todos los acontecimientos que se os han comunicado para darle el realce que la ocasión tiene para la Hermandad. Nos vemos en el primer acto de convocatoria, el día 8 de septiembre, en la celebración de la onomástica de la Virgen de la Caridad.
¡Ozú que calor!

powered by SweetIM

No hay comentarios:

Publicar un comentario